EL TEATRO ESPAÑOL ANTERIOR A 1939

TENDENCIAS, AUTORES Y OBRAS PRINCIPALES

Ezcaray Internacional

A comienzos del siglo XX, el género teatral presentaba en España dos manifestaciones distintas. Por una parte, un teatro para ser representado, ya que satisfacía los deseos de diversión del público. Por otra, un teatro con intención artística y renovadora, pero que chocaba con los gustos del espectador y que por ello muchas veces no llegaba a los escenarios o lo hacía con escaso éxito.

7.1. TEATRO COMERCIAL:

7.1.1. LA COMEDIA BURGUESA.
También conocida como comedia benaventina, ya que fue Jacinto Benavente (1886-1954) su autor más representativo. Benavente (Premio Nobel de Literatura en 1922) rompió con la grandilocuencia de los dramas de Echegaray y ofreció un teatro con un mayor interés por el diálogo conversacional y un tono más realista. jacinto
Benavente tuvo una primera época vinculada al Modernismo. En El nido ajeno (1894) censura la opresión de la mujer casada en la sociedad burguesa. Pero este tipo de teatro no triunfó y Benavente evolucionó hacia un teatro más conservador que se limita a criticar de manera superficial las hipocresías y convencionalismos burgueses, pero sin traspasar lo admisible y lo considerado de buen tono.
De su producción teatral cabe destacar tres obras: Los intereses creados (1907), Señora ama (1908) y La malquerida (1913). La primera desarrolla en tono de farsa (por medio de personajes que proceden de la commedia dell’arte italiana) el tema del poder del dinero, contraponiendo el mundo del interés y el mundo del amor, pero no para reivindicar éste a la manera romántica, sino desde un cierto escepticismo cínico y pragmático. Las otras dos siguen el modelo del ‘drama rural’, un tipo de teatro que, ambientado en un mundo campesino dominado por la fatalidad y por atavismos ancestrales, desarrolla un violento mundo de pasiones no controladas por la educación urbana.

7.1.2. EL TEATRO POÉTICO O EN VERSO
machado1Surge directamente de la corriente modernista. Se trata de un teatro de pura evasión, sin relación inmediata con la realidad, que recupera temas históricos y legendarios. Destacan Eduardo Marquina (Las hijas del Cid, En Flandes se ha puesto el sol, obras que evocan una supuesta España eterna para contraponerla a la de su tiempo, donde “todo es mezquino, trivial, asqueroso”) y los hermanos Machado (Antonio y Manuel) que escriben en colaboración obras como La Lola se va a los puertos.

7.1.3. EL TEATRO CÓMICO
La finalidad básica de este teatro es el entretenimiento del público. Bajo este rótulo se engloban tendencias y espectáculos muy diversos, entre ellos la zarzuela y los sainetes, que alcanzaron con Carlos Arniches un gran desarrollo.
Carlos Arniches presenta en sus sainetes una galería de personajes pintorescos de Madrid (chulapos), con sus problemas cotidianos y su forma castiza de hablar. Destacan también sus tragedias grotescas, en las que el autor denuncia una serie de lacras sociales, ya apuntados por los escritores el 98: el atraso cultural de España, la injusticia social, el caciquismo y la inmoralidad de las clases dirigentes; problemas que aborda en obras como La señorita de Trevélez (1916) y Los caciques (1920).
Otro género del teatro cómico es el del astracán, creado por Pedro Muñoz Seca y caracterizado por los juegos de palabras, las dislocaciones lingüísticas, los chistes y las parodias de otros géneros teatrales. Su obra más popular es La venganza de don Mendo (1916).
Los hermanos Álvarez Quintero (Serafín y Joaquín) estrenaron gran cantidad de obras en las que predomina el ambiente andaluz. Son obras con una acción sin complicaciones, las que sobresale el empleo de un diálogo gracioso.

7.2. TEATRO INNOVADOR

7.2.1. Unamuno.

En la Generación del 98, Unamuno cultivó el teatro como un medio de expresar sus inquietudes existenciales; sus obras se caracterizan por sus diálogos densos y una mínima escenografía; es un teatro intelectual y filosófico en el que refleja sus obsesiones por el paso del tiempo, la muerte y la búsqueda de la felicidad. Entre sus obras destacan: Fedra, El otro y El hermano Juan o el mundo es teatro.

7.2.2. Dramaturgos de ruptura: Valle-Inclán y García Lorca.

Ramón María del Valle-Inclán (Villanueva de Arosa, 1866-Santiago de Compostela, 1936).
Personaje bohemio y de extravagante figura cultivada por él mismo (desde la transformación de su discreto nombre, Ramón Valle Peña, en el sonoro Ramón María del Valle-Inclán, a su aspecto físico o a su biografía, construida a partir de anécdotas reales o ficticias). Su evolución personal, siempre anticonvencional, lo llevó desde el carlismo de su juventud, añorante de valores señoriales y tradicionales, hasta las posiciones revolucionarias de su vejez.
Por lo que respecta a su trayectoria teatral, vamos a considerar cuatro etapas fundamentales:

a) Una primera caracterizada por su reacción antirrealista, en lo que el Realismo tenía de vulgar y aburguesado, que le llevó a un teatro en la estética modernista, decadente y estilizado, con obras en muchos casos mera transposición al género teatral de sus obras narrativas de esta etapa (por ejemplo, sus Sonatas se convierten en el teatro en El marqués de Bradomín, que era su protagonista). Posterior, pero con estas mismas características, es ‘Cuento de abril’.

b) La segunda etapa corresponde al llamado ciclo mítico, o de “primitivismo”, en el que en un ambiente rural de la Galicia primitiva y supersticiosa, unos personajes elementales, hidalgos y siervos, representantes de un mundo antiguo y casi intemporal, actúan dominados por instintos primarios, tales como la lujuria, la avaricia, o la violencia, lo que da lugar a una serie de escenas truculentas de gran fuerza dramática. A este grupo pertenecen las Comedias bárbaras (Águila de blasón, Romance de lobos y la tardía –1922– Cara de plata) sobre la figura de Juan de Montenegro, especie de señor feudal, bárbaro y lujurioso, que termina muriendo a manos de sus degenerados hijos (los lobos), por avaricia. En esta trayectoria se sitúa Divinas palabras, en la que se vuelve a presentar un mundo rural y primitivo de la Galicia ancestral, para hacer sólo hincapié en lo sórdido y miserable.

c) La tercera etapa, la del esperpento, se encuentra en la línea de lo que en Europa era el expresionismo (exageración violenta de la realidad como una forma de expresar más fielmente su significado) y cuyos antecedentes establece el propio Valle en Quevedo y Goya. El esperpento queda formulado a partir de Luces de bohemia (1920) como “la realidad vista a través de la deformación de los espejos cóncavos”. Es pues, una deformación sistemática de la realidad como vehículo de denuncia de la España contemporánea, indigna de merecer una tragedia clásica para su expresión. Bajo esta denominación se incluyen obras en las que, bajo un aparente tono de burla, subyace una fuerte crítica social. Los personajes, y el mundo en general, se presentan sistemáticamente deformados, exagerando sus rasgos y su comportamiento, con la intención de ofrecer la auténtica verdad. En Luces de bohemia, el poeta Max Estrella y don Latino de Híspalis realizan un recorrido por Madrid -los bares, las calles, la cárcel, un ministerio- a lo largo de una noche; este viaje entraña una amarga crítica de la realidad española. Además de Luces de bohemia, esperpentos son también los títulos de la trilogía Martes de carnaval: Los cuernos de don Friolera, Las galas del difunto y La hija del capitán.

d) Por último, las farsas, en las que degradación de la realidad llega al máximo, como en Farsa y Licencia de la Reina castiza.

En conjunto, la obra dramática de Valle-Inclán supuso una renovación dramática que se anticipó a las tendencias de su época.

Federico García Lorca.

Nació en Fuentevaqueros (Granada) en 1898. Se licenció en Derecho, y siguió estudios de Letras, Música y Pintura, pero desde muy pronto se dedicó a la Literatura. En 1919 fue a Madrid, donde estuvo relacionado con la Residencia de Estudiantes, lugar de encuentro de escritores y artistas. Allí pudo conocer a Juan Ramón Jiménez, Luis Buñuel y Salvador Dalí. Su asesinato, al comenzar la Guerra Civil, es un hecho clave que ejemplifica la ruptura que supuso, también en lo relativo al mundo literario y artístico, la contienda.
En la personalidad de García Lorca se oponen dos tendencias que se manifiestan a lo largo de toda su obra: por una parte, su vitalismo creativo y su simpatía natural, que destacan todos los que le conocieron; pero, por otra, un hondo malestar, una insatisfacción profunda, una constante obsesión por la muerte.
Durante los últimos seis años de su vida se vuelca en el teatro como autor, actor, director y crítico. Dirige La Barraca, grupo de teatro ambulante con el que representaba por los pueblos de España obras clásicas y modernas.
En sus obras dramáticas se repite un mismo tema: el enfrentamiento del individuo con su contexto, que tiene como consecuencia la frustración trágica. Lleva a escena pues, en distintas versiones, el destino trágico, unas veces por razones sobrehumanas inevitables (el Tiempo, la Muerte), pero otras por razones sociales que era necesario superar (las convenciones sociales).
El lenguaje en su obra es siempre muy estilizado, aun cuando refleje, al mismo tiempo, el lenguaje popular. Del mismo modo, es capaz de combinar convincentemente lo realista y lo simbólico: un pueblo andaluz es, en sus obras, un pueblo andaluz reconocible y, a la vez, es un símbolo de la opresión secular, lo mismo que una madre puede ser símbolo de la autoridad implacable.
Su obra teatral se puede ordenar en tres etapas:

a) En la primera, de tanteo, entran desde ensayos juveniles como El maleficio de la Mariposa (que escenifica el amor imposible entre un cucaracho y una mariposa), pasando por las piezas de guiñol (Títeres de cachiporra y Retablo de Don Cristóbal) y las farsas (La zapatera prodigiosa). En todas ellas, bajo el aparente tono festivo, incluso infantil de los guiñoles, late la frustración, ahora a propósito del tema del viejo y la niña. Es decir, el tema de los matrimonios por conveniencia, económica o social y, por tanto, infelices a causa de la diferencia de edad, la falta de libertad en la elección y, en definitiva, la falta de amor. En esta época destaca Mariana Pineda, una obra en verso en la línea modernista sobre la heroína liberal ajusticiada en tiempos de Fernando VII.

b) La segunda etapa coincide con el influjo del Surrealismo y con su estancia en Nueva York. Escribió entonces las que él mismo consideró “comedias imposibles” por la novedad de sus planteamientos, donde se combina lo onírico y visionario con el humor y el lirismo. El tema que subyace sigue siendo la frustración íntima. Los sueños se revelan como la clave para entender una realidad que no siempre es posible racionalizar, pero que actúa sobre nosotros como fuerzas vitales primarias y poderosas. El público y Así que pasen cinco años han sido escenificadas recientemente con gran éxito.

c) La tercera y definitiva etapa es la de sus grandes dramas rurales: Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba. Y entre ellos, Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores. En todos ellos, la mujer, símbolo de la marginación, es la protagonista. El ambiente andaluz es símbolo, a su vez, de la presión ambiental producida por costumbres sociales trasnochadas, que acaban chocando contra el individuo y provocando la tragedia. El final de todas ellas es pues, trágico (muere violentamente Leonardo, el amante de la novia en Bodas de sangre; Yerma mata a su marido al ver insatisfecha su ansia de maternidad; Adela, en La casa de Bernarda Alba, se suicida cuando cree que su amante ha muerto por un disparo de su madre). Comienza combinando el verso y la prosa, pero termina, en La casa de Bernarda Alba, utilizando sólo la prosa. El lenguaje es realista y a la vez poético, cargado de símbolos, metáforas y comparaciones. García Lorca es quizá hoy el autor español más conocido y representado en el mundo.

– Sobresale también la figura de Ramón Gómez de la Serna, precursor de la vanguardia en España, quien escribió numerosas piezas teatrales, en su opinión, irrepresentables. La más conocida es Los medios seres.

Fuente: Blog Saca la lengua

ANEXOS

La casa de Bernarda Alba: guía de lectura.

1. INTRODUCCIÓN
Federico García Lorca (1898-1936) acabó de escribir La Casa de Bernarda Alba en junio de 1936, tan sólo dos meses antes de morir. Federico cultivó el teatro a lo largo de toda su trayectoria, pero fue la actividad preferente de los seis últimos años de su vida. La obra, estrenada en Buenos Aires en 1945 por la compañía de Margarita Xirgu, no pudo representarse en un escenario español hasta 1964. Se trata, quizá, de su obra culminante y una de las cumbres del teatro español y universal.

2. ANÁLISIS DE LA OBRA

a) Argumento
Tras la muerte de su segundo marido, Bernarda Alba impone un luto riguroso a sus cinco hijas (Angustias, Martirio, Amelia, Magdalena y Adela), a quienes no dejará salir de casa en varios años y reaccionarán de modo muy diferente. Se trata de la exageración de una costumbre real, de una tradición llevada a extremos increíbles.

b) Estructura
La obra consta de tres actos y no respeta la regla de las tres unidades pues con las referencias que hacen los personajes sobre el paso del tiempo, se deduce que la acción dura una semana y media aproximadamente. Sin embargo si se atiene al patrón tradicional de introducción, nudo y desenlace. Además, en cada acto, se produce el siguiente esquema: situación de calma, conflicto y violencia.

c) Temas
El tema central es el enfrentamiento entre la moral autoritaria y el deseo de libertad. Otros temas menores son la hipocresía (el mundo de las falsas apariencias), el odio y la envidia, la injusticia social, la marginación de la mujer, la honra, el machismo, la maledicencia popular y la virginidad.

d) Personajes principales

Todos los personajes de la obra son personajes femeninos. Aunque se hace alusión a algunos personajes masculinos, estos nunca aparecen en la escena.
Bernarda Alba es la madre de las muchachas, tiene 60 años, es autoritaria, dominante y violenta. Representa la represión, la autoridad y el poder, así como los hábitos representativos de la sociedad española más tradicional.
Angustias es la hija mayor, tiene 39 años y es la heredera del primer marido de Bernarda.
Magdalena, Amelia, Martirio y Adela son las hermanastras de Angustias e hijas del marido de Bernarda que acaba de morir. Todas viven marcadas por una lucha interior entre el deseo de libertad, representado por el mundo exterior, y la reclusión que les ha impuesto la madre. Igualmente, todas viven obsesionadas por el erotismo y por el deseo de encontrar un hombre que las libere de la esclavitud de la casa.
Poncia es una de las criadas. Tiene la misma edad que Bernarda, así como una parecida forma de entender la relación hombre-mujer, la preocupación por la opinión de la gente y el concepto de la moral tradicional.
Maria Josefa es la madre de Bernarda, tiene 80 años, vive encerrada, solo aparece un par de veces pero se la oye gritar reclamando su libertad. Está encerrada por su locura, pero es la única que se enfrenta a Bernarda y dice lo que piensa sobre la situación que se vive en esa casa.

e) Espacio

Hay una dualidad entre el espacio visible, la casa de Bernarda, y el espacio aludido, el mundo exterior. El primero es un espacio cerrado, agónico, marcado por la falta de libertad, la tristeza, la frustración, y la ausencia de amor. El segundo es un espacio abierto, libre, repleto de alegría y vitalidad.

f) Lenguaje

Observamos una amplia variedad de acotaciones, apartes, un monólogo y diálogos de diverso tipo, que alternan lenguaje coloquial y poético. Con respecto al lenguaje coloquial hay presencia de insultos, maldiciones, amenazas, así como de vulgarismos y expresiones del habla rural y campesina. También se usan refranes y frases hechas. En cuanto al lenguaje poético los recursos más representativos son el símil, la metáfora y la imagen, la hipérbole y el paralelismo.
Otra característica fundamental en la obra de Lorca es el empleo de símbolos (incluidos los nombres de los personajes): CABALLO, pasión sexual, deseo amoroso, instinto; OVEJA, imagen del niño, felicidad /Sacrificio; PERRO, sumisión; ÁRBOL, fuerza y virilidad; FLORES, amor, pasión; LUNA, muerte/ erotismo; SOL, vida/alegría; AGUA (río)/ vida, erotismo; POZO, muerte; COLOR BLANCO, vida, libertad, amor; COLOR NEGRO, tristeza, prisión, muerte; COLOR VERDE, rebeldía/ muerte.

La casa de Bernarda Alba: Lectura online

Se puede leer el libro online haciendo click en este enlace:

http://bit.ly/1wx61I4

La casa de Bernarda Alba: La película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s