LA POESÍA DE LA GENERACIÓN DEL 27

grupo271. Introducción

La llamada «Generación del 27» fue la generación poética más importante de principios del s. XX en España. Su trascendencia y la calidad de su poesía fueron de tal magnitud, que se puede hablar de una nueva Edad de Oro de la lírica española, iniciada ya por Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, etc.
A pesar de que la «Generación del 27» enmarcaría también a novelistas y dramaturgos, como Ramón J. Sender o Enrique Jardiel Poncela, el término se ha venido usando tradicionalmente para referirse a un grupo de poetas que tuvieron un contacto personal muy estrecho y que tomaron parte en actos comunes, especialmente en el celebrado para conmemorar el centenario de Góngora en 1927, y que dio nombre, precisamente, a la generación.
No obstante, muchos expertos prefieren utilizar el término «Grupo del 27» para referirse a estos poetas, ya que en el de Generación enmarcan tanto a los poetas, como a los novelistas, dramaturgos, ensayistas, etc.

2. Contexto histórico

La Generación del 27 fue probablemente el grupo literario español de principios del siglo XX que más conflictos políticos tuvo que sufrir. El período histórico comienza bajo el reinado de Alfonso XIII, quien permitió que, tras un golpe de estado, el general Primo de Rivera gobernase en dictadura hasta 1930. Posteriormente, la proclamación de la II República, con el consecuente exilio del monarca, representó en un principio el marco perfecto para la transformación democrática. Sin embargo, las posturas reformistas republicanas provocaron una radicalización política que terminaría derivando en un levantamiento militar y, finalmente, en guerra civil.
La guerra civil tuvo terribles consecuencias para la cultura española en general, debido al exilio de muchos de nuestros intelectuales una vez finalizada la guerra; y para el Grupo del 27 en particular, ya que perdió a uno de sus más insignes miembros, Federico García Lorca, fusilado en Granada al comienzo del conflicto. A pesar de toda esta convulsión política, la literatura de esta generación no estuvo en un principio excesivamente politizada, aunque fue intensificando su carga social a medida que avanzaba la década de 1930.

3. La generación o grupo del 27: orientación estética e influencias

El Grupo del 27 está formado por los poetas: Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Luis Cernuda y Vicente Aleixandre, entre algunos otros. Asimismo, a pesar de no pertenecer, por su año de nacimiento (1910), a la generación de los anteriores, Miguel Hernández está considerado miembro de este grupo ya que compartía con los poetas anteriores ciertas características fundamentales e influencias.
El grupo de poetas del 27 no se alza contra nadie, a diferencia de lo que solía pasar con los vanguardistas, sino que más bien hace gala de unas orientaciones integradoras que mezclan la tradición con la renovación y lo moderno.
Antes de ahondar en el estudio de cada autor, que tiene sus propias particularidades, conviene que tengamos en cuenta algunos de los rasgos comunes y las fuentes de las que bebe esta generación.

Influencias y características comunes

– Los poetas del 27 sintieron gran admiración hacia los poetas medievales y clásicos, especialmente hacia Luis de Góngora, ya que ven en él un ejemplo de poeta volcado en la creación de un mundo literario propio y de un lenguaje muy preciso. En 1927 se celebró el centenario de su muerte.
– Se trata de un grupo de amigos (su amistad es anterior a esta fecha y se prolongará después de la guerra). Muchos expertos prefieren utilizar el término «Grupo del 27» para referirse a estos poetas, ya que en el de Generación enmarcan tanto a los poetas, como a los novelistas, dramaturgos, ensayistas, etc.
– Escribieron interesantes estudios y homenajes poéticos a Garcilaso, Jorge Manrique, Fray Luis, Quevedo, Lope de Vega y otros. Resulta especialmente interesante, por ejemplo, el estudio que realizó Dámaso Alonso sobre las Soledades de Góngora, o la compañía teatral ambulante La Barraca, creada por García Lorca y Eduardo Ugarte, que representaba en los diferentes pueblos de España las obras clásicas.
– Por otro lado, también la lírica popular, como el Romancero o el Cancionero tradicionales, tuvieron gran influencia en su obra, sobre todo en la de García Lorca o Alberti. Recibieron además la influencia de corrientes extranjeras como las vanguardias, así como de Pablo Neruda o César Vallejo. Esto da como resultado una mezcla de los rasgos tradicionales con las innovaciones vanguardistas.
– Tienen un talante abierto, liberal y progresista, lo que les costará a algunos la muerte o el exilio.
– En cuanto a los poetas más cercanos a su generación, sintieron predilección por Bécquer, Unamuno, Machado, Rubén Darío y, sobre todo, Juan Ramón Jiménez.
– Muchos estudiaron en la Universidad y desarrollaron en ella su labor docente.
Tras la guerra civil, el estudio de nuestra literatura queda escindido entre los escritores que permanecen y los que se exilian. En España: los poetas que se quedan en el país tienden a un humanismo angustiado, en el caso de Dámaso Alonso, o a un humanismo solidario, en el caso de Vicente Aleixandre. En el exilio: la protesta y la nostalgia de la patria.

4. Etapas y evolución

Las trayectorias poéticas de los poetas del 27 podrían dividirse en tres etapas fundamentales:
– Hasta finales de la década de 1920: época de influencias modernistas y becquerianas y, sobre todo, de Juan Ramón Jiménez. Destaca en esta etapa inicial la importancia de la forma ante la expresión de lo humano (deshumanización del arte).
En esta primera etapa se aprecia también la influencia de la lírica tradicional y clásica, como el Cancionero o el Romancero, Manrique o Góngora. Las obras de este último tendrán especial relevancia para Alberti o García Lorca, quien hará uso de metáforas muy arriesgadas al estilo del poeta barroco.
– Desde finales de la década de 1920 hasta el inicio de la Guerra Civil: etapa de rehumanización de la poesía, influenciada por el Surrealismo y la llegada de Pablo Neruda a Madrid, poeta que defiende la poesía llena de sentimiento y realidad.
En esta segunda etapa, la poesía comienza a cargarse de contenido social, un aspecto que irá desarrollándose en los años de la Segunda República y la Guerra Civil.
– Después de la Guerra Civil: Lorca ha muerto y muchos de los poetas del grupo se han visto obligados a exiliarse. Tan solo Gerardo Diego, Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre se quedan en España. De este modo, es necesario diferenciar en esta etapa dos corrientes: en España y en el exilio.

5. Autores

Federico García Lorca. lorca

Representa la fusión entre tradición y vanguardia. Incluye en su poesía el cante andaluz y el mundo andaluz así como el mundo de los gitanos. Su simpatía, su personalidad arrolladora y la defensa del mundo de los gitanos le granjearon muchos enemigos.
Toda su poesía es una mezcla de tradición y vanguardia. Su viaje a Nueva York le hizo conocer en profundidad a la sociedad neoyorquina, que dejó en él una profunda huella de desolación. En ella, el objetivo principal es el dinero y sus características son la insolidaridad, la explotación y el racismo. Todos estos sentimientos quedaron plasmados en su obra Poeta en Nueva York. La influencia del surrealismo es palpable en esta obra.
Lorca es un experto poeta en la utilización de metáforas sorprendentes. Emplea con maestría los símbolos, que tienen gran poder de sugerencia. Algunos de ellos son la luna, la sangre, el caballo, el verde, el bronce. Estos símbolos nos sugieren un destino trágico. El tema de la frustración y el destino trágico del ser humano es recurrente en su obra, que aparece en sus obras teatrales y también en su poesía. Obras poéticas importantes son: Romancero gitano, Poema del Cante Jondo.

Rafael Alberti.Alberti

Se inicia en la poesía popular, con Marinero en tierra, obra en la que rememora la nostalgia del mar de su infancia. El surrealismo aparece en obras como Cal y canto y Sobre los ángeles. En esta última obra manifiesta una profunda desolación existencial. Su compromiso político domina en muchas de sus obras. En todas ellas manifiesta un tono combativo, denunciando la opresión y la injusticia. Durante la Guerra Civil fue uno de los intelectuales más combativos. La última etapa de su poesía es la época del exilio. La nostalgia del exiliado está presente en sus obras, aunque no abandona el compromiso social.

Jorge Guillén.

Está cercano a la poesía pura, es un poeta intelectual. Se trata de un poeta que persigue la perfección formal, tanto en la exigencia estética, como en el lenguaje muy elaborado y el rigor en la composición. Por todo ello se le considera el más fiel representante de la Generación del 27. Su obra más importante es Cántico. Esta obra tiene varias ediciones, ya que el poeta la va ampliando con nuevos poemas.

Pedro Salinas. pedro_salinas

Es el poeta del amor. En su poesía podemos observar una acertadísima conjunción entre lo intelectual y lo emocional. En su obra podemos apreciar tres etapas:
– Etapa inicial, caracterizada por una poesía pura, al estilo de Juan Ramón Jiménez. En esta primera etapa también podemos encontrar elementos futuristas (vanguardia que cultivó este poeta).
– Etapa de madurez. Las obras más importantes son La voz a ti debida y Razón de amor. Los poemas de esta etapa son los que le han valido el sobrenombre de “poeta del amor”.
– Exilio. En esta etapa el autor manifiesta cierto misticismo y añoranza de España

Luis Cernuda.

Su poesía tiene como tema el amor insatisfecho. Se trata de un amor homosexual que se enfrenta a la realidad en la que vive.
Reúne todos sus libros en uno, al que le pone como título La realidad y el deseo, pues esta oposición será la que impregne toda su obra. Su anhelo de belleza y placer tropieza con un mundo vulgar. También temas como la añoranza y la soledad aparecen a lo largo de toda su obra. Debemos destacar la influencia de Bécquer en su poesía, sobre todo en el famoso verso Donde habite el olvido (Bécquer) que dio lugar al título de uno de sus poemas.
Aunque el valor de la poesía de Cernuda fue reconocido tardíamente, hoy en día se le considera el poeta más actual de la Generación del 27.

Gerardo Diego.

Su obra poética es muy extensa y variada. En ella encontramos poemas vanguardistas y poemas tradicionales.
Sus poemas vanguardistas ponen de manifiesto dos tipos de vanguardias que siguió: el ultraísmo (la poesía es un juego intranscendente, en donde domina la imaginación) y el creacionismo (el poema es un objeto autónomo, independiente de la realidad). Manual de espumas es su obra creacionista por excelencia.
También destacan sus poemas tradicionales, recogidos en Versos humanos. La versificación utilizada en este poemario es completamente clásica y se opone a la métrica de sus obras vanguardistas en las que domina el versículo y el verso libre.

Vicente Aleixandre.

Tras la guerra civil, desempeñó un papel crucial en la acogida de nuevos poetas. Fue elegido miembro de la Real Academia y en 1977 recibió el premio Nobel de Literatura.
Tiene una visión pesimista del ser humano y expresa en su obra un deseo de fundirse con la Naturaleza. Es el poeta surrealista por antonomasia. Sus versos van siendo cada vez más herméticos y difíciles. Sus obras poéticas más importantes son Espadas como labios y Sombra del paraíso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s